Herramientas para la prevención y manejo del consumo de alcohol antes de los 18 años para que padres y madres conozcan por qué es un problema que los menores de 18 años consuman alcohol.

Preguntas frecuentes

  

Iniciar un cambio cultural respecto del consumo de alcohol por menores de 18 años, implica superar obstáculos propios de la contra cultura, por lo cual es importante conocer y resolver las principales inquietudes que pueden surgir en esta nueva apuesta.

  1. ¿No es exagerado pretender que los menores de 18 años no tomen nada de alcohol?
  2. En mi época todos bebimos siendo niños o jóvenes y no pasó nada, ¿por qué ahora debe ser diferente?
  3. ¿Prohibirle que consuma alcohol no hará que sienta curiosidad y tome más pero a escondidas?
  4. ¿No es mejor enseñarle a tomar en casa para que cuando lo haga por fuera pueda controlarse y se exponga a menores riesgos?
  5. Suponiendo que logremos que no tome siendo menor de 18 años, ¿esta actitud prohibicionista no hará que al cumplir la mayoría de edad no sepa manejar la libertad?
  6. Si asumo posturas tan drásticas, ¿mi hijo dejará de contármelo todo?
  7. ¿Y si mi hijo piensa que soy un retrógrado por no permitirle tomar bebidas alcohólicas?
  8. ¿Tengo autoridad para decirle a mi hijo menor de 18 años que no tome si yo lo hago?
  9. ¿Tengo autoridad para decirle a mi hijo menor de 18 años que no tome si a su edad yo también lo hice?
  10. ¿Puedo decirle que no quiero que tome si en el pasado he permitido que lo haga o le he ofrecido bebidas alcohólicas?
  11. Si los amigos de mi hijo toman, ¿cómo evitar que lo rechacen o que lo traten mal por no tomar?
  12. ¿Por qué en otros países los niños y adolescentes sí pueden tomar bebidas alcohólicas?
  13. ¿A qué edad debo hablar con mi hijo sobre el alcohol?
  14. ¿Si hablo de este tema con mi hijo aumentaré su curiosidad y lo incitaré a tomar?

 

Respuestas

 

No. Como padres, madres y cuidadores es muy importante trasmitir un mensaje claro sobre la inconveniencia del consumo de alcohol en menores de 18 años. Querer que su hijo tenga menos probabilidades de generar una adicción o de consumir otras drogas no es una exageración, por el contrario, es una postura de amor y cuidado para evitar y garantizar al máximo, las consecuencias del consumo de esta sustancia.

El NO consumo de alcohol en menores de 18 no es una utopía ¡Con su ayuda puede ser toda una realidad!

Volver arriba

 

Aunque su experiencia con el alcohol no haya ocasionado problemas físicos, psicológicos o sociales (accidentes de tráfico, riñas), es importante reconocer que su vivencia no necesariamente será la misma de su hijo, pues las condiciones no son las mismas.

Volver arriba

 

No necesariamente. La prohibición no es la principal motivación que tienen los menores de 18 años para consumir alcohol, y en cambio sí es la forma como usted pone límites y establece claramente lo que espera que sus hijos hagan o no. Además, esta prohibición es consecuente con la ley colombiana, por lo que hacerla cumplir en su hogar es su responsabilidad. Por otro lado, puede disminuir la curiosidad de su hijo si está dispuesto a hablar con él sobre el alcohol, por lo que es importante que cuando comparta las normas establecidas para la familia, resalte los argumentos que tiene para ponerlas.

Recuerde que es normal que en ocasiones su hijo trasgreda las normas, pero es necesario ponerlas para que su hijo tenga conciencia de que hay límites, evalúe los riesgos de transgredirlos, tome decisiones y se responsabilice de su comportamiento.

Volver arriba

 

No, no es mejor. Es comprensible que un padre quiera reducir la probabilidad de que su hijo salga perjudicado teniéndolo bajo su supervisión cuando éste toma alcohol; sin embargo, es indispensable que usted sea coherente con lo que sabe sobre los efectos de dicha sustancia en el organismo de un menor de 18 años, así como con lo que dice la ley (conozca lo que dice la ley haciendo clic aquí).

Tenga presente que la mayoría de menores de 18 años NO consume alcohol, así que no asuma que es algo que obligatoriamente su hijo va a hacer. Además, acepte el reto de crear en su hogar modelos de diversión sin alcohol.

Volver arriba

 

No necesariamente. Si logramos que un joven llegue a cumplir la mayoría de edad sin consumir alcohol, habremos logrado varios años de madurez cerebral, un tiempo potencialmente importante para que haya aprendido a resolver diferentes situaciones, en las cuales no ha optado por el consumo de alcohol como estrategia de afrontamiento, le habremos brindado elementos esenciales como el amor propio y la autoconfianza; habremos instaurado en él habilidades para responder ante la libertad otorgada, de tal modo que pueda tomar decisiones protectoras consigo mismo y con el entorno.

Al lograr que no tome antes de los 18 años, habrá aprendido a divertirse de diferentes formas, así que cuando este momento llegue, las expectativas que pudieran tener no se focalizaran en el alcohol, pues ha aprendido a disfrutar en contextos donde el alcohol no hace parte del goce y celebración.

Además, si al llegar a la mayoría de edad toma la decisión de consumir alcohol, las probabilidades de desarrollar un consumo problemático o una dependencia, descenderían considerablemente.

Volver arriba

 

Es muy probable que su hijo no le cuente absolutamente TODO. La intimidad hace parte de su desarrollo personal para la configuración de su mundo interno; no obstante, es vitalmente importante trasmitir un mensaje claro de desaprobación frente al consumo de alcohol, dejando canales abiertos al diálogo a través de un vínculo emocional constante.

De igual forma no es una postura drástica, estamos promoviendo su bienestar a través de la postergación de su edad de inicio (como mínimo hasta los 18 años) brindándole herramientas desde lo informativo y afectivo para que si decide tomar alcohol, lo haga después de la mayoría de edad.

Volver arriba

 

Si por retrógrado se entiende continuar en el pasado, definitivamente esto no es cierto, si fuera así, , dejaríamos que consumiera alcohol y lo haríamos con ellos, como ha sucedido antes. Definitivamente esta actitud es más de avanzada que de anticuados.

Volver arriba

 

Claro que la tiene. Recuerde:

    • El consumo de alcohol para los mayores de edad es legal.
    • Usted es un adulto que ya ha pasado por un desarrollo biológico que le permitirá manejar mejor la sustancia.
    • Su personalidad se ha consolidado y posee mayores herramientas cognitivas y emocionales para manejar el consumo de esta sustancia.

Ahora bien, si como padre, madre o cuidador usted tiene un problema con el alcohol, lo mejor que puede hacer es reconocerlo, tratar de moderarse y si es necesario, buscar ayuda. Puede decirle a su hijo que precisamente porque usted tiene un problema con el alcohol, quiere hacer lo posible por disminuir la probabilidad de que a él le pase lo mismo.

Volver arriba

 

Sí la tiene. Siempre es posible revaluar tradiciones familiares o culturales cuando se obtiene nueva información, y hoy en día conocemos mucho más que hace unas décadas, acerca los riesgos que se asocian al consumo de alcohol antes de los 18 años.

¡Utilice su experiencia para tener una comunicación efectiva que desmitifique mitos y creencias alrededor del alcohol, a través de una actitud crítica que eduque para la salud y el bienestar… para la vida!

Volver arriba

 

Sí puede decírselo. Al igual que en la pregunta anterior; sin importar lo que haya ocurrido en el pasado, esto no tiene por qué volver a ocurrir ahora que hay nueva información que le ha permitido reconsiderar su postura.

Volver arriba

 

Enséñele que hay situaciones en las que definitivamente el NO es una opción válida y viable. No por cortesía o por desear encajar en el grupo, debe acceder a tomar alcohol y dejar a un lado sus valores. Por esto también es muy importante que:

    • Ayude a su hijo a reconocer las características de un verdadero amigo.
    • Resalte que son más importantes el respeto y el autocuidado que la popularidad.
    • Reflexione con su hijo sobre la posibilidad de cambiar una relación de amistad en la que ha sido rechazado por negarse al consumo.
    • Ayúdele a desmitificar la idea de que si se rehúsa a tomar alcohol no tendrá amigos.

A veces la presión es muy fuerte y vale la pena que preparen diferentes estrategias para manejar esas situaciones, lo cual puede incluir excusas como “acabo de tomar”, “estoy tomando un medicamento” o “pasó algo en casa y tengo que irme”. Reafírmele que puede confiar en usted y contactarlo en el momento en que lo considere.

Volver arriba

 

Aunque la edad mínima legal permitida para la compra y consumo de alcohol varía entre países, en la mayoría de éstos existen restricciones para jóvenes entre los 16 y los 21 años, incluso en países con una marcada tradición de consumo de bebidas alcohólicas como Alemania, España o Italia.

Además, se ha visto que la regulación de una edad mínima legal de 21 años para la compra y consumo de alcohol es una estrategia efectiva para la reducción del consumo de esta sustancia en la juventud, así como para la reducción de accidentes de tránsito y admisiones hospitalarias asociadas al consumo de alcohol.

Volver arriba

 

Busque un espacio para hablar con su hijo cerca de los 10 años, pero si su hijo le hace preguntas al respecto antes de esa edad, respóndalas de forma clara y sencilla asegurándose de no darle más información de la que le fue solicitada.

Además, durante la primera infancia:

    • No le tome fotografías con envases de bebidas alcohólicas o que simulen que su hijo está bebiendo alcohol.
    • Evite chistes o comentarios que hagan parecer que el alcohol es necesario para unir la familia, celebrar, divertirse, o que es bueno para solucionar problemas o superar las tristezas, entre otras creencias.
    • Procure que las celebraciones de cumpleaños o religiosas en donde su hijo sea el protagonista estén libres de bebidas alcohólicas.

Volver arriba

 

No. Algunos padres creen que puede ser demasiado pronto tocar este tema con sus hijos, por temor a que en vez de prevenir aumenten la probabilidad de que beban. Sin embargo, recuerde que la edad de inicio de consumo de alcohol en Colombia está alrededor de los doce años, por lo que las medidas preventivas deben tomarse justo antes de esa edad.

Aunque es posible que su hijo no haya probado todavía el alcohol, podría estar bajo presión de sus amigos para hacerlo o por influencia de los medios de comunicación que lo muestran como algo agradable. Si usted no expresa enfáticamente su postura de cero tolerancia al consumo de alcohol en menores de 18 años, puede generar en su hijo la impresión de que el consumo de esta sustancia en los niños y jóvenes está bien o es algo normal.

Es importante que tenga en cuenta que:

    • Tomar la iniciativa y expresar abiertamente su postura puede ser un elemento clave para que su hijo decida rechazar el alcohol.
    • Al acercarse a la adolescencia, la aceptación y la influencia de los amigos será más relevante. Su hijo debe estar preparado para tomar decisiones autónomas sin ceder a la presión del grupo.
    • Infórmese suficientemente para responder cualquier inquietud que el tema pueda generar en su hijo. En caso de tener dudas o no conocer una respuesta, investiguen juntos para obtener una mejor comprensión del asunto.

Volver arriba

 

@ICBFColombia
Síguenos en:
youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

@RedPapaz
Síguenos en: 
youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

Red PaPaz sede nacional

Av (Cr) 15 # 106-32 Of 603
Tel: +(57) 1 6191832 - +(57) 1 6191834
Cel: 310 7561190
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Bogotá - Colombia

JoomShaper